Saltar al contenido
Santos más Importantes para la Iglesia Católica

San Antonio de Padua, el Santo de los Enamorados

Header San Antonio de Padua

San Antonio de Padua es conocido también como “San Antonio de Lisboa”,  “El Santo de los Milagros” o “El Taumaturgo”, es decir, el que obra prodigios. Estas últimas denominaciones no son  fruto de la casualidad, pues son innumerables los milagros que se le atribuyen.

León XIII se refería a él como  “El santo de todo el mundo” por cuanto su imagen y devoción están repartidas por doquier. Recibió igualmente el nombre de    “El Doctor Evangélico” y escribió sermones para cada una de las fiestas del año.

Aclamado como “Santo de los Enamorados”, no faltan quienes colocan a San Antonio de cabeza, implorando que les traiga con urgencia el amor. Una simple superstición en la que creen ciertos fieles que confían en él  para conseguir su media naranja.

¿Quién fue el “El Taumaturgo”?

Este santo, cuya fama trasciende las fronteras, es muy popular. Sin embargo, concretos datos sobre él quizás no estén tan claros. Por ejemplo, si alguna vez te has preguntado dónde nació San Antonio de Padua, la respuesta parece obvia. Pues no, San Antonio no nació en la ciudad italiana de Padua, sino en Portugal.

De dicha ciudad adquirió el apellido por el que todos le conocemos y en ella murió y son veneradas sus reliquias. Su nacimiento se produjo en el año 1195 y su verdadero nombre era Fernando de Bulloes y Taveira de Azevedo, que cambió por el de Antonio a su ingreso en la orden de Frailes Menores, dada la devoción que profesaba al patriarca de los monjes y patrones titulares de la capilla en la que recibió el hábito franciscano.

San Antonio de Padua

Historia de “El Doctor Evangélico”

Sus padres eran integrantes de la nobleza de Portugal y estuvieron de acuerdo en que los clérigos de la Catedral de Lisboa impartieran al entonces niño sus primeros conocimientos. Una vez el mismo cumplió los quince años de edad, pasó al cuidado de los canónigos regulares de San Agustín, cuya casa estaba cerca de la ciudad. Dos años después se trasladó al priorato de Coimbra donde se dedicó por entero al estudio y a la plegaria. San Antonio de Padua no fue el único santo que nació en la Península Ibérica, también lo hizo San Ramón Nonato.

En 1220, el Rey Don Pedro de Portugal regresó de una expedición a Marruecos trayendo consigo las reliquias de los santos frailes franciscanos que algo antes obtuvieran allá un glorioso martirio. Fue tal la conmoción que Fernando sintió a la vista de aquellas reliquias que en él nació el anhelo de dar la vida por Cristo, logrando ingresar en la orden franciscana a principios de 1221.

A partir de ese momento, recibió autorización para embarcar rumbo a Marruecos con la misión de predicar el Evangelio en aquellas tierras, si bien un ataque de hidropesía habría de devolverle a Europa antes de que las alcanzara.

Ahora bien, las potentes luces de su intelecto no estaban destinadas a apagarse, hasta el punto que, después de que  Antonio se hizo cargo de la ermita de San Paolo, un tanto solitaria, cerca de Forli, sus discursos eran tan fervorosos y elocuentes que fue enviado a predicar a diversas partes de la Romagna, cerca de Lombardía.

Su facilidad para convertir a los herejes que poblaban el norte de Italia y que, en muchas ocasiones eran hombres educados y con una cierta posición social, no pasó desapercibida.

Así las cosas, y pese a estar enfermo de hidropesía, San Antonio seguía predicando los 40 días de Cuaresma y la muchedumbre se agolpaba para tocarlo y arrancarle pedazos del hábito. Era tal el ímpetu manifestado por las gentes, que se hubo de designar un grupo de hombres que lo protegieran tras los sermones.

Además de predicar, ocupó el cargo de lector de teología entre sus hermanos. Por otra parte se afirmaba que estaba dotado con el poder de obrar milagros y con una personalidad casi magnética que parecía irradiar santidad, haciendo que los pecadores cayeran rendidos a sus pies.

Pese a ello, la muerte no hizo distinciones y terminó por arrebatarle la vida el 13 de junio de 1231, a la corta edad de 35 años. Su canonización llegó antes de que hubiese transcurrido un año de su fallecimiento. Por esta razón, cada 13 de junio se celebra el día de San Antonio de Padua.

¿Por qué se le llama “El Santo Milagroso”?

Recibe esta denominación porque la lista de favores y beneficios que ha logrado obtener del cielo para sus devotos es interminable. Su imagen, a partir del siglo XVII, se ha representado con el Niño Jesús en los brazos, debido a un suceso de máxima difusión, acaecido cuando el santo estaba de visita en casa de un amigo. En un determinado momento, este último se asomó por la ventana y vio que el santo contemplaba embelesado a un niño hermosísimo.

Con anterioridad a esa fecha se le solía representar sin más distintivo que un libro, icono de su sabiduría en relación con las Santas Escrituras. También a veces se le representó con un lirio en las malas e incluso con una mula, merced a un acontecimiento milagroso que vamos a contar en el siguiente apartado.

El santo de  Padua es “El Patrón de los pobres”, de modo que cierta limosna especial que se entrega para obtener su intercesión  es llamada “pan de San Antonio”, una tradición que se comenzó a practicar en 1890.

San Antonio de Padua 2

¿Cuáles son los milagros más conocidos de “El Patrón de las Mujeres Estériles”?

  1. La mula.  Un hombre quiso retar al santo a que probase con un milagro que Jesús está en la Santa Hostia. Para ello dejó a su mula tres días sin comer, transcurridos los cuales la trasladó a la puerta del templo donde le presentó un bulto de pasto fresco. Al otro lado se encontraba San Antonio con una Santa Hostia. Para sorpresa de propios y extraños, la mula ignoró el pasto y fue a arrodillarse ante la Santa Hostia.
  2. El recién nacido que habló. En Ferrara, sobre un recién nacido se cernía la sombra de la duda de que pudiera ser el fruto de la traición de su madre. Antonio lo tomó en brazos y lo conminó a que, con voz clara, dijera a todos quién era su padre. Los presentes quedaron estupefactos cuando el bebé, mirando a los ojos del celoso hombre dijo: “¡Este es mi padre!”.
  3. Tomasito. Tomasito era un bebé de 20 meses al que su madre dejó solo en casa jugando, para comprobar con horror a su vuelta que se había ahogado en un barreño de agua. Con desesperación invocó la ayuda del santo ofreciendo dar a los pobres tanto pan como pesara su bebé si la vida le era devuelta. Sin explicación posible, el bebé recobró la vida,  naciendo de ahí la tradición del “pondis pueri”.

Otros milagros del santo que han alcanzado fama mundial son “El pie reinjertado”, “El corazón del avaro”, “La predicación a los peces”, “La visión” y “La conversión de Ezzelino”.

Cómo rezar a “El Santo de Todo el Mundo”

Existen diversos recursos sobre San Antonio, el santo al que se le atribuyen, entre otras muchas, las virtudes de ayudar a conseguir pareja y a encontrar cosas perdidas. Entre los mencionados recursos destacan:

  • Novena a San Antonio de Padua
  • Coronilla a San Antonio de Padua
  • Oración diaria para los devotos
  • Los trece martes a San Antonio
  • Una oración breve
  • Oración infalible a San Antonio
  • Oración por los pobres

Oración eficaz a San Antonio para cualquier necesidad

“Acordaos ¡oh, glorioso San Antonio! amigo del Niño Jesús e hijo querido de María Inmaculada, que jamás se oyó decir que alguno de cuantos han recurrido a vos, implorando vuestra protección, haya sido abandonado. Animado de igual confianza, vengo a vos, ¡oh fiel consolador de los afligidos! y gimiendo bajo el peso de mis pecados me postro a vuestros pies y pecador como soy me atrevo a comparecer delante de vos. No desechéis, pues, mis súplicas, vos que sois tan poderosos cerca del Corazón de Jesús, antes bien, escuchadla favorablemente y dignaos acceder a ella. Amén.”

San Antonio es solo uno de los santos más conocidos y destacados, pero hay muchos más santos a los que se pide en multitud de ocasiones. A día de hoy mucha gente continúa creyendo en los milagros y los rezos para conseguir diferentes objetivos. En esta página te contamos todos los detalles.

Vídeo con oración para recuperar el amor rezando a San Antonio de Padua:

Fuentes y referencias:

Ver Todos los Santos

San Antonio de Padua, el Santo de los Enamorados
4.4 (88%) 5 vote[s]