San Cipriano: Maestro de nigromancia

San Cipriano: Maestro de nigromancia

No existe ninguna otra figura en el cristianismo que esté rodeada de más confusión y misterio que la de San Cipriano, el más oscuro de los santos. Pese a ser menos conocido que otros, estuvo considerado como el patrono no oficial de paganos, magos y nigromantes durante siglos.

De hecho, puntualmente, fue removido del santoral católico. Sin embargo y aunque tal circunstancia pueda ser interpretada como una degradación, siguen siendo millones de personas en todo el mundo las que se consideran devotas de una figura que cautiva las mentes de aquellos que ven en ella una curiosa mescolanza entre la religión católica y las atrayentes artes prohibidas.

¿Quién es el santo que se convirtió al cristianismo al comprobar la  fe de Justina?

Ante todo hay que decir que sobre quien ostenta una posición única entre santo y hechicero, hay muy poco escrito. También hay que aclarar que a menudo es confundido con San Cipriano de Cartago.

San Cipriano de Antioquía  nació alrededor del siglo III de nuestra era en algún lugar entre Siria y Arabia. Ya hemos hecho referencia a sus prácticas esotéricas, pues tenía fama de ser un auténtico hechicero que además prestaba sus habilidades a todas las personas que estuvieran dispuestas a compensarle económicamente. Este no fue el único que nació en esta zona fronteriza, también lo hicieron San Chárbel, San Judas Tadeo, del que puedes visitar en https://todoslossantos.online/san-judas-tadeo/, y San Pancracio, del que puedes leer más.

Cuenta la leyenda que fue contratado por un cliente que pretendía ganar el afecto de una joven cristiana, de nombre Justina. Mientras que unos dicen que empleó su destreza para ganar a la joven en nombre de su cliente, otros dicen que lo hizo en nombre propio, pues anhelaba a la doncella.

Sea cual fuere la cuestión, lo cierto es que al parecer conjuró a los demonios, enviándolos tras Justina. Parecer ser que cuando la joven los vio con las garras extendidas, consiguió desterrarlas solo con hacer la señal de la cruz.

Tan impresionante gesto frustró al hechicero que renunció a sus artes y se convirtió en un cristiano devoto que llegó a desempeñar  el cargo de Obispo de Antioquía, donde sus milagrosos alcanzaron gran fama.

Durante la persecución del Emperador Diocleciano, el Obispo Cipriano y Justina fueran capturados y torturados (parece ser que en un caldero de agua hirviente) para ser posteriormente decapitados. Su fe inquebrantable, sus vidas milagrosas y el hecho de que ambos ostentaran la condición de mártires, hizo que fueran elevados a la santidad.

San Cipriano 1

¿Abandonó el más oscuro de los santos la hechicería?

Se dice que aunque su conversión fue verdadera, el santo de Antioquía no habría abandonado nunca sus modos de hechicero, hasta el punto de continuar practicando como nigromante  desde dentro de la Iglesia, si bien lo haría en favor de los fieles.

Incluso existe el rumor de que su amplio conocimiento de los espíritus le habría valido para ser el autor de diversas oraciones de exorcismo que se registran en el Libro de Oraciones Sacerdotal.

¿Qué es el Ciprianillo?

Se trata de un libro que reúne el resultado de los estudios de este santo cuando todavía era mago, de manera que estamos refiriéndonos a un grimorio muy conocido en los países de habla hispana y portuguesa.

Otros nombres que recibe son el “Libro de San Cipriano” el “Gran Libro de San Cipriano” o el “Libro Magno de San Cipriano”. Su edición más difundida se subtitula “El tesoro del hechicero”. A lo largo de la historia han existido múltiples versiones de este libro como “Los secretos del Infierno” o “El Millonario de San Ciprián”.

Según la versión legendaria,  un monje alemán llamado Jonás Sufurino, contactó con los espíritus superiores de la corte infernal en el año 1001, recibiendo el libro en los aledaños del monasterio del monte Brocken, que sirvió como lugar de reunión para celebrar los aquelarres de brujas en la antigüedad.

Con caracteres hebreos, estaba escrito en pergamino virgen. Una de las primeras referencias que se conocen es la de Heinrich Cornelius Agrippa, quien cita en sus obras libros de nigromancia que se atribuyen a San Cipriano.

Símbolos asociados con el santo más misterioso

Existen gran variedad de símbolos y objetos que a menudo se asocian con el santo que nos ocupa y que se han desarrollado junto a su leyenda:

  • Color púrpura. Si bien el blanco, el negro y el rojo se hallan en ciertas variaciones regionales,  es más común ver velas púrpuras o blancas dedicadas a él, así como manteles de altares con las mismas tonalidades
  • Crucifijos y rosarios en su altar. A estos símbolos a veces se les une un pequeño caldero de hierro, más común entre fieles sudamericanos pues allí su imagen se representa de pie frente a un caldero pequeño y flameante, en clara referencia a su posible tortura a manos de los hombres  de Diocleciano. En estos altares, oraciones y ofrendas se suelen dejar en el caldero
  • Libros de magia, varitas, grimorios y bolas de cristal. Algunos piensan que San Cipriano se encuentra “cómodo” rodeado de la imaginería de lo oculto
  • Número 9. Son muchos los santos que se asocian con números y días específicos. En el caso del santo mago está fuertemente conectado con el número 9. Por esta razón, es muy frecuente que los fieles dejen 9 ofrendas o ex votos cuando sus peticiones les son otorgadas. Su día de la semana es el sábado y el 26 de septiembre es cuando se celebra San Cipriano, coincidiendo con el día en que fue martirizado junto a Santa Justina

San Cipriano 2

Cómo pedirle al santo que fue uno de los primeros magos del mundo

Antes que nada, hay que determinara qué se le pide a San Cipriano, el santo al que se le puede solicitar que corte de modo definitivo algún trabajo de magia que nos hayan realizado, o que quite cualquier clase de negatividad que se cierna sobre nuestras vidas, transformándola en energía positiva. También se le puede solicitar tener suerte en los juegos de azar, su intercesión en los asuntos del amor, o simple y llanamente, su protección.

Así, existen oraciones a San Cipriano  contra hechizos, para ganar la lotería, para dominar a un hombre, para recuperar el amor perdido, para limpieza, para atraer el amor y para protección, entre otras.

Oración a San Cipriano

“Altísimo Señor de todo lo creado,
a quien respetan humildes los ángeles
obedecen sumisos los arcángeles
y rinden vasallaje serafines y santos
yo os adoro como centro de todas las perfecciones;
Autor del todo bien y fuente inagotable de toda santidad.
Gracias te doy por los muchos
y señalados dones de la naturaleza
y gracia con que enriqueciste en este mundo
a tu fidelísimo siervo San Cipriano.
Te damos gracias protector nuestro_
por los señalados favores que hemos recibido del cielo,
por tu poderosa intercesión.
Te ofrezco, abogado mío, el culto
y la honra que hoy se te tributa en todo el universo._
Alcánzame, amoroso protector, la gracia que te imploro
[se solicita aquí la gracia deseada]
si conviene a mi alma
para que así goce de tu dichosa compañía
en la gloria.
Amén”

Descubre cuáles son los santos más destacados y todos los detalles de la santificación en este post.

Vídeo con oración a San Cipriano para que llame un ex:

Fuentes y referencias: 

[enlaceofuscadosantos]