Saltar al contenido
Santos más Importantes para la Iglesia Católica

San Martín Caballero, Patrón de los necesitados

Header San Martín Caballero

San Martín Caballero, cuyo nombre real era Martín de Tours, es uno de los santos más aclamados del cristianismo.  Santo Patrón de los necesitados, cuenta con gran  popularidad en Méjico donde es solicitado por los jugadores de azar, por  los que demandan éxitos financieros o por los que deben realizar cualquier esfuerzo que implique viajar, entre otros.

¿Quién fue Martín de Tours?

Nació en Hungría en el año 316. Se educó en Italia, concretamente en Pavía y a pesar de que se sentía fuertemente atraído por la religión, el hecho de que su padre fuera orador militar fue determinante para que se viera obligado a alistarse en la guardia imperial romana a la edad de quince años. Pese a educarse en Europa, no nació en esta. Como tampoco lo hicieron San Jerónimo Estridón, del que puedes conocer en esta página, y San Juan Diego.

En ella se valió a caballo, en un primer momento en Italia y después en la Galia (actual Francia). De ahí procede el sobrenombre de “Caballero”. Martín decide abandonar las filas militares y entrar al servicio de Dios, si bien no puede hacerlo inmediatamente, debido a que el César Juliano le niega su autorización de retiro.

No en vano, se cuenta que en un momento en el que el César  estimulaba económicamente a las tropas, perfectamente formadas antes de entrar en combate contra los guerreros bárbaros, Caballero le recordó que él era soldado de Cristo, razón por la que rehusó su obsequio, recurriendo al argumento de que no para él era ilegal seguir en el ejército.

Ya como religioso uno de sus primeros gestos fue el de organizar otro monasterio, el de Marmoutiers, que enseguida contó con 80 religiosos. Su ministerio en Tours transcurrió luchando contra la adoración a los falsos ídolos y la incredulidad.

Recorrió  el área de su distrito, dejando un sacerdote por pueblo. Colonizador de las parroquias rurales francesas, San Sulpicio (su escritor) destaca su carácter amigable y siempre bienhumorado que sorprendía a las gentes.

Si alguna vez te has preguntado por qué es importante San Martín en la Iglesia, la repuesta es sencilla: a la edad de 21 años, un día frío de invierno el santo divisó entre la multitud romana en la ciudad de Amiens (Francia) a un mendigo tiritando a quien entregó la mitad de su toga, pues la otra mitad correspondía al ejército romano.

La noche siguiente, Cristo se le apareció ataviado con la media toga, agradeciéndole su noble gesto y diciéndole: “Hoy me abrigaste con tu manto”.

San Martín Caballero 1

¿De quién es Patrono San Martín?

Santo patrón de los jinetes y buzos de camiones de larga distancia, el día de San Martín Caballero se celebra el 11 de noviembre.

Aparte de lo ya mencionado,  es también Patrono de los soldados, tejedores y constructores textiles. Asimismo es Patrón de Francia, de Hungría y tanto de las ciudades de Utrecht, en Holanda como de Buenos Aires, en Argentina.

En Méjico es protector de Acayucan, Tixtla de Guerrero y San Martín Texmelucan. Aunque se trata de un santo muy venerado  en el mundo entero, en la parte de América Latina se muestra un fervor aún más especial por él.

Cómo pedirle al Gran Soldado Romano

Existen oraciones a San Martín Caballero para tener buena suerte, para la salud, para pedirle sustento, para solventar los problemas económicos, para la prosperidad en el negocio, para vender, etc.

En líneas generales para gozar del favor del que también se conoce como el Gran Soldado Romano hay que decir la plegaria que viene a continuación. De esta forma nos ayudará a luchar contra la miseria que se pueda ocasionar en el hogar a diario y para contar con piedad sobre nuestra alma en cualquier lugar al que vayamos.

“En el nombre de Dios Supremo,

Señor San Martín Caballero,

Extrae la sal de mi casa;

Dame suerte, buen trabajo y riqueza…

Oh Señor Piadoso,

Indícale a tu siervo San Martín, perseverante y celoso patrón de los espíritus,

Que alce su voz en este precipicio en que me encuentro,

Que me facilite su honorable ayuda en mis altas necesidades,

Que con su misericordia me conceda aliento

En estos momentos de apuro: (Hacer con gran ilusión la petición).

Que, con su maravilloso poder, aparte a los que maldad me quieran causar

Y me resguarde de toda aflicción y malicia.

Yo te bendigo este día

En mención de las aclaradas virtudes de su santo compromiso.

Admirado san Martín, Santo Caballero,

Te pido con gran fe y respeto

Me logres del Dios de las Misericordias

Que mis caminos en el bien, el trabajo y la riqueza

Se abran con claror, para que nunca me haga falta lo necesario.

Oh, gran San Martín, líbrame de personas opuestas

Y cúbreme de todo mal.

Amén. “

San Martín Caballero 2

Milagros del Patrón de los Jinetes

El primer milagro que se le atribuye a Tours, consiste en que poco tiempo después de que el santo estableciera un monasterio en Ligugé, a cinco millas al sur de Poitiers, se unió a estos monjes un catecúmeno para la instrucción en la fe.

Mientras Caballero viajaba durante tres días, el catecúmeno cayó presa de la enfermedad, muriendo. Su cuerpo yacía en una de las celdas sin vida, esperando el entierro. A su llegada, San Martín se estiró en su total longitud sobre el cuerpo sin vida de su fallecido hermano.

Tras permanecer allí un tiempo en oración, se percató de la presencia del poder de Dios, levantándose durante unos instantes y fijando su mirada en el rostro del muerto y esperó confiado el resultado de su plegaria.

Pasadas dos horas, la misericordia del Señor quiso que el hombre muerto comenzara poco a poco a mover todas las extremidades, mientras sus ojos temblaban y parpadeaban por su reincorporación al mundo de los mortales.

El resto de monjes no daban crédito a lo que veían y menos todavía cuando el catecúmeno, cuyo bautizo se produjo justo después de su regreso a la vida, relató cuanto le había sucedido tras su muerte:

Al dejar su cuerpo fue conducido ante un Tribunal del Juez (Dios) y escuchó la triste sentencia que le relegaba a los lugares oscuros en el que se hallaban multitud de hombres comunes. En ese momento, dos ángeles del Juez sugirieron que él era el hombre por el que Martín estaba rezando. De inmediato, los ángeles recibieron la orden de conducirlo de regreso y entregárselo a Caballero, restaurándolo a su anterior vida.

El segundo milagro  de San Martín está igualmente vinculado a la vuelta a la vida de una persona fallecida y ocurrió poco después del que acabamos de relatar:

Martín pasaba por la finca de un hombre pudiente y respetado llamado Lupinus cuando escuchó gran cantidad de voces que gritaban y lloraban. Al acudir, comprobó con estupor que uno de los esclavos de la familia se había ahorcado. Nuevamente, el santo se estiró sobre el cuerpo orando por corto tiempo, pidiendo previamente a la multitud que les dejaran solos.

Un rato después, el hombre muerto revivió, animándose su rostro y fijando sus ojos caídos en el rostro de Martín. Hizo un pequeño esfuerzo por levantarse y finalmente se incorporó tomando la mano del santo. Ante la asombrada mirada de la muchedumbre, caminó junto a Martín hacia el porche de su casa.

El tercer milagro con el que resucitó a una persona es más impactante, si cabe. Siendo ya Tours obispo, transitaba un día por un camino cuando divisó a un grupo de personas que rodeaban a una mujer que portaba a su hijo muerto en los brazos.

La madre tendió el cadáver a Martín, quien imploró por la salvación del niño, tomándolo en sus brazos, arrodillándose y orando. Al terminar la oración y ante el gesto de incredulidad de los presentes se levantó ¡con el niño vivo en sus brazos!

Vídeo con oración a San Martín Caballero para pedir por suerte y dinero:

Fuentes y referencias:

Ver Todos los Santos

San Martín Caballero, Patrón de los necesitados
4.3 (86.67%) 6 vote[s]