San Miguel Arcángel libra la batalla por nuestras almas

San Miguel Arcángel libra la batalla por nuestras almas

San Miguel Arcángel, conocido también como Arcángel Miguel o San Miguel,  está considerado como la máxima autoridad en los ejércitos de Dios frente al Mal, tanto en la religión cristiana, como en la judía y en la islámica. En concreto, para el cristianismo es la entidad protectora de la Iglesia y de la humanidad, patrón universal.

El primero de los 7 arcángeles con Uriel, Rafael y Gabriel, tiene como misión derrotar a Satanás, de quien se proclama su principal enemigo, al ser el Arcángel de los Ángeles Caídos. Por esta razón se le suele representar venciendo al mismo diablo.

Ataviado con una armadura guerrera y apostando una lanza sobre el demonio, la tradición le atribuye un papel determinante en el Día del Juicio Final, por lo que suele hacer uso de una balanza para pesar las almas.

Página de inicio

¿Quién es el  Arcángel San Miguel?

El mismo nombre de Miguel invita a dar honor a este Arcángel combatiente, toda vez que supone un clamor de fidelidad y entusiasmo que se traduce por “Quién como Dios”.

La leyenda cuenta que Satanás tiembla con solo escuchar su nombre, al recordarle el noble grito de protesta que el Arcángel emitió cuando los ángeles se rebelaron. San Miguel hizo alarde de su fortaleza y poder al pelear la gran batalla en el cielo.

Su fidelidad y celo para con Dios propició que gran parte de la corte celestial se mantuviera de su lado, en absoluta obediencia. Su fortaleza es tal que impregna de valentía a cuantos le rodean. No en vano en él cobra vida la figura del capitán de la milicia de Dios, el primer príncipe de la ciudad santa a quien el resto de ángeles rinde pleitesía.

Si te estás preguntando qué día es San Miguel Arcángel, el 29 de septiembre de cada año se celebra, venerando  al que también es llamado el Arcángel del Rayo Azul.

San Miguel Arcángel 1

Acérrimo defensor de los moribundos

El encargado de tocar la trompeta el día del arrebatamiento continúa su ministerio angélico referente a los hombres hasta que nos lleva a través de las puertas celestiales. No solo defiende y protege nuestras almas durante la vida terrenal, sino que nos asiste de un modo especial a la hora de la muerte,  pues su oficio es la recepción de las almas de los elegidos en el momento de la separación de su cuerpo.

En la liturgia la Iglesia nos muestra que es el ángel custodio del paraíso que lleva hasta él a los que ahí van a ser recibidos. En el momento de la muerte se libra una gran batalla, puesto que el demonio apenas tiene tiempo para hacernos caer en la tentación, en la desesperación o en la falta de reconciliación con Dios.

Por tal razón se lleva a cabo una impresionante batalla espiritual por nuestras almas. En esos instantes, San Miguel se mantiene al lado del moribundo defendiéndole fervientemente del acecho del enemigo.

Una de las anécdotas más populares en relación a este ángel guerrero la cuenta San Anselmo y sucedió con un piadoso religioso que en su lecho de muerte recibía los asaltos del demonio, que le reprochaba cuantos pecados había cometido antes de su bautizo (tardío). El Arcángel Miguel apareció para responderle que todos esos pecados habrían quedado borrados con el Bautismo.

Acorralado, Satanás le acusó de los pecados cometidos con posterioridad al Bautismo.  El combatiente Arcángel le replicó que los mismos fueron perdonados en la confesión general previa a profesar. Satanás, acometió entonces acusando al moribundo de las negligencias y ofensas de su vida religiosa.

San Miguel declaró al efecto que estas últimas habrían sido perdonados por las confesiones y por todos los buenos actos realizados durante su caminar religioso, en especial, la obediencia a su superior y que la parte que pudiera quedar por expiar se habría saldado a través del sufrimiento que su enfermedad le suponía,  vivida con paz y resignación cristiana.

¿Qué milagros hace el “Príncipe de los Espíritus Celestiales”?

Las apariciones de San Miguel para socorrer a aquellos que invocaron su ayuda han sido varias a lo largo de la historia. Algunas de ellas son las siguientes:

En España: Garabandal

En Italia:

  • Roma, Santa María La Mayor
  • Gargano

En Francia:

  • Santa Juana de Arco: un caso muy popular es la asistencia prestada por el Arcángel a la misión encomendada por el Señor, en el sentido de ayudar al rey francés a restaurar la prosperidad y la paz en su reino, expulsando a los enemigos de sus costas
  • Monte de San Miguel: sorprendente fue también su aparición en el Monte de San Miguel, en el que hoy se levanta un santuario muy visitado consagrado al Arcángel que nos ocupa. Peculiar resulta su conversión temporal en isla, debido a que dos veces al mes las olas cubren la carretera de acceso

En Corea:

  • En Naju una estatua que representa a la Virgen ha estado llorando sangre y enviando mensajes a Julia Kim, produciéndose ya siete milagros Eucarísiticos. Uno de ellos consistió en que Julia recibió la Eucaristía de las propias manos de San Miguel en presencia de cardenal es y obispos.

En Méjico:

  • San Miguel del Milagro, Tlaxcala

En Portugal:

  • Fátima. Entre las apariciones marianas que han incluido manifestaciones de este Arcángel se encuentran las de Fátima, la primera de las cuales se produce en 1916 hasta completar un total de tres. En la tercera, dio la Hostia a Lucía y el contenido del Cáliz a Francisco y a Jacinta.

San Miguel Arcángel 2

¿Qué se le ofrece al “conquistador de Lucifer”?

El 13 de octubre de 1884, el Papa León XIII, experimentó una horrible visión. Tras la celebración de la Eucaristía, mientras consultaba con algunos de sus cardenales en la capilla privada del Vaticano, quedó aterrorizado e impactado, deteniéndose al pie del altar.

Según sus palabras observó demonios y oyó sus crujidos, blasfemias y burlas, entre las que no faltaron un desafío que el mismísimo Satanás lanzó a Dios. Lo último que apreció fue la aparición de San Miguel que arrojó a Satanás y sus legiones al abismo del infierno.

Media hora después llamó al Secretario para la Congregación de Ritos y le entregó una hoja de papel, ordenando que su contenido fuera enviado a todos los obispos del mundo, para que bajo su mandato la recitaran después de cada misa.

La oración de San Miguel del Papa León XIII

“San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén”.

Hoy en día no es obligatorio recitarla después de misa, si bien la tradición puede continuar a modo de devoción:

  • La Coronilla a  San Miguel Arcángel  ofrece bendiciones a todos los fieles que la recen, como la liberación propia frente al purgatorio o la de los seres queridos, familiares o amigos. También recibe el nombre de Rosario de los ángeles y está constituida por una serie de oraciones religiosas cuyo fin es solicitar la intercesión de los nueve coros celestiales
  • La Novena a San Miguel Arcángel  es una oración que enlaza nueve oraciones diferentes. Las peticiones consisten en que  glorifique y bendiga a los fieles en el día a día, acercándolos más a la figura de Jesucristo

Vídeo con oración a San Miguel Arcángel contra los enemigos:

Fuentes y referencias:

[enlaceofuscadosantos]